Higueruela, tradición y hogar de la garnacha tintorera en el corazón de la DO Almansa

Higueruela, tradición y hogar de la garnacha tintorera en el corazón de la DO Almansa

Higueruela, uno de los municipios que integran la zona de producción de Denominación de Origen Almansa, suma más de 150 años de tradición vitivinícola con la garnacha tintorera como símbolo más representativo.

La Higueruela del siglo XXI no puede entenderse sin en color y la vida que logran sus viñedos durante gran parte del año, con los parques eólicos de los aledaños de la localidad como espectadores privilegiados.

Higueruela supone, aproximadamente, el 25% de la superficie del viñedo de nuestra Denominación de Origen Almansa, de un total de 7.200 hectáreas. En esta zona de producción, la garnacha tintorera cobra especial protagonismo al ser la principal variedad de uva cultivada, con viñas en espaldera y en vaso en gran parte de la zona. Además de la garnacha tintorera, los viñedos de Higueruela también son el hogar de otros tipos de uva como sauvignon blanc, monastrell o verdejo, aunque con mucha menor presencia.

Adolfo Cano, presidente de Denominación de Origen Almansa, resalta la importancia de Higueruela en el corazón de la zona de producción, junto a Almansa y Alpera, “al ser un enclave excelente para que la garnacha tintorera se desarrolle en su máximo esplendor, dando lugar a unos vinos que son referencia en muchos países de todo el mundo”.

Adolfo Cano resalta que, si hay una característica que hace «destacar a los vinos de Higueruela» es “la altura respecto al nivel del mar”. El contraste térmico que provoca la altura de entre 900 y 1.100 metros, con temperaturas cálidas durante el día y frío de noche, es clave para que el cultivo y desarrollo de la garnacha tintorera. Cabe hacer especial mención al paraje natural de la Laguna del Salobralejo, donde el contraste que proporciona el agua y los viñedos que la rodean, nos dejan un contexto natural singular y que a la vez sirve para que muchas especies de ave puedan anidar en la zona.

Higueruela es sinónimo de tradición, historia y cultura vitivinícola, ya que el vino y la localidad van de la mano desde el siglo XIX, con la puesta en marcha de la primera bodega en la localidad en el año 1860. Hoy, después de más de 150 años y con la localidad integrada con el sello de calidad de nuestra denominación de origen, el vino sigue siendo un motor de riqueza en la zona, siendo uno de los principales generadores de empleo de la localidad.

No Comments

Post A Comment