CONTROL DE CALIDAD

De acuerdo con la Orden de 19/01/2010, de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural, por la que se establece el régimen general de control de los vinos con denominación de origen protegida y de la certificación de la denominación de origen de los mismos (DOCM nº 19 de 29 de enero de 2010), el sistema de certificación de los vinos con denominación de origen será realizado por organismos de certificación autorizados, de conformidad con el Decreto 9/2007, de 6 de febrero, de autorización de las entidades de control de productos agroalimentarios en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha y de creación del Registro de las mismas (DOCM Núm. 30 de 9 de febrero de 2007).

 

La información relativa a los Organismos de control autorizados para la comprobación del cumplimiento de este pliego de condiciones se encuentra actualizada en esta página web.

Tareas de los organismos de control

 

La Orden de 19/01/2010, de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural, por la que se establece el régimen general de control de los vinos con denominación de origen protegida y de la certificación de la denominación de origen de los mismos establece las tareas a realizar por los organismos de control, resaltando las siguientes:

 

  • Comprobaciones periódicas sobre la materia prima, la elaboración, el embotellado y el etiquetado, para obtener garantías sobre la trazabilidad del vino y sobre el cumplimiento de los pliegos de condiciones específicos de cada vino de denominación de origen, verificando la procedencia de la uva de vinificación, las variedades del vino, rendimientos máximos por hectárea, los métodos que se emplean, prácticas enológicas específicas, etc.
  • Las comprobaciones se realizan de forma periódica y de forma sistemática en todos los operadores, al menos una vez al año, conforme lo dispone el artículo 118 septdecies del Reglamento (CE) nº 1234/2007 del Consejo.
  • Las comprobaciones se llevan a cabo mediante aforos periódicos, en los que se acredita la correlación entre volúmenes de materia prima, vino en proceso de elaboración y vino elaborado.
  • Deberán verificar que en todas las partidas de vino que han sido identificadas como vino con denominación de origen aptas, se han realizado una serie de muestras, pruebas analíticas y organolépticas. A su vez comprobarán que los medios para realizar las pruebas reúnen las condiciones.
  • El organismo de certificación muestreará y someterá a análisis físicos-químicos y organolépticos a un 50 % del volumen total del vino que se produzca en cada campaña.
  • Se hará uso del método establecido por el organismo de certificación en la toma de muestras en sus procedimientos. Se detallarán las reglas que permitan garantizar la representación de las muestras. En cada procedimiento deben aparecer los elementos necesarios para identificar las muestras.
  • Todos los exámenes analíticos y organolépticos serán realizados en laboratorios acreditados que cumplan los requisitos generales relativos a la norma EN ISO/IEC 17025 y demostrarán que nuestro producto cumple las características y cualidades que aparecen en la D.O. y determinarán, como mínimo, los parámetros indicados en el artículo 26 del Reglamento (CE) nº 607/2009 de la Comisión.