caldos Tag

El maridaje de vinos es uno de los puntos que crea mayor controversia en el mundo de la enología, y también entre aquellos que no son expertos en el campo y únicamente les gusta disfrutar de una buena copa de vino. Técnicamente puede parecer algo muy sencillo: se trata de elegir una comida y un vino. Sin embargo, hay mucha más vida que el clásico "el vino blanco se sirve con el pescado", ya que existen muchas combinaciones comida-vino para las diferentes variedades de uva. Para hacer de las comidas un auténtico placer, les mostramos el perfecto maridaje de vinos DO Almansa. Las uvas blancas más utilizadas en la elaboración de vinos de calidad DO Almansa son Chardonnay, Sauvignon Blanc, Verdejo y Moscatel de Grado Menudo. Vinos de uva Sauvignon Blanc y Verdejo, vinos secos y aromáticos, deben servirse a una temperatura fría, de entre 8ºC a 11ºC, y son los perfectos acompañantes para verduras crudas, verduras a la plancha, hidratos de carbono o pescados. En cambio para un vino blanco de uva más fuerte como el Chardonnay, su pareja ideal es el marisco, los hidratos de carbono, las verduras a la plancha y carnes blancas como el pollo, servido a una temperatura de 11ºC a 13ºC. Por último, para beber un vino de uva dulce Moscatel con gran elevado grados de alcohol, no hay mejor disfrute que acompañarlo con quesos suaves, embutidos o postres dulces y a una temperatura de 6ºC. Por otro lado, las uvas tintas más utilizadas en la elaboración de vinos de calidad de la DO Almanasa son Garnacha Tintorera, Monastrell, Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Syrah, Merlot, Garnacha Tinta, Petit Verdot y Pinot Noir. Los vinos elaborados con Garnacha Tintorera son un acierto seguro para platos muy sabrosos o potentes. Este tipo de uva y la carne son el matrimonio perfecto. Desde un cordero asado, arroces y pastas con carne, hasta estofados y guisos aromáticos. Encaja perfectamente con los quesos de oveja, además de ser ideal para acompañar verduras como el pimiento y la berenjena Los vinos de uva Syrah y Garnacha se caracterizan por su utilización para la obtención de vinos rosados. Estos vinos especializados hacen la pareja perfecta con marisco, verduras a la plancha y carne blanca, servido a una temperatura de entre 11ºC y 13ºC.  Los vinos de uva Tempranillo y Merlot se usan para la elaboración de vinos jóvenes, y su sabor es el idóneo para acompañar a quesos fuertes, carnes blancas y rojas o embutidos, servidos a una temperatura entre 14ºC y 16ºC. Ideales para acompañar en barbacoas de carne roja y embutidos están los vinos de uva Cabernet Sauvignon y Petit Verdot. Son vinos con alta concentración de polifenoles y gran calidad, deben servirse a una temperatura más alta, entre 16ºC y 18ºC. Encontrar la pareja perfecta puede resultar difícil al comienzo, pero una vez que tomes práctica verás que la bebida correcta puede hacer que cualquier comida se sienta aún más sabrosa....

Es bien sabido por los amantes y entendidos en vino, que las tierras de Almansa se han convertido en una zona privilegiada para la elaboración de vinos de alta calidad. Durante el año 2015, DO Almansa alcanzó una producción media de 3 millones de botellas anuales. Y es que únicamente el 30% de la comercialización total se destina al territorio nacional. Con más de cuarenta años de experiencia en la exportación, se convirtió en la estrategia de DO Almansa en los años 60, siendo una de la primeras DO que saltaron al mercado internacional. El año pasado se exportaron 30.532 HL., más del 70% de la comercialización total, alcanzando un valor económico medio de 7.482.403 €. Alemania y Finlandia se sitúan a la cabeza en la venta europea. Fuera de la UE destacan Canadá, EEUU y el mercado asiático con un gran crecimiento en los últimos años. Estos vinos han conseguido conquistar el número uno entre los demás vinos españoles que se exportan en 40 países, siendo Canadá y Finlandia las regiones más importantes. En Finlandia han conseguido situarse entre los mejores, aún existiendo mucha competencia por el gran hábito de consumir vino. En Canadá, un mercado potente, moderno y experto en el sector vitícola, han conseguido gran reconocimiento y recorrido, conquistando a los paladares más exigentes. Desde la DO reconocen que cuentan con una materia prima inmejorable al cumplirse ciertas condiciones. La viticultura almanseña se diferencia por la antigüedad de sus cepas, por la alta concentración y calidad de sus uvas, por la altitud de sus tierras y por las condiciones climatológicas (llueve con poca frecuencia), lo que produce vinos con gran cuerpo, con buenos taninos y exquisitos aromas. Los caldos de la DO Almansa son únicos, de alta expresión y muy competitivos en el mundo, ya no solo por sus uvas autóctonas (Garnacha Tintorera y Monastrell), sino también por su imagen, calidad y precio....